Talampaya E Ischigualasto

Talampaya e Ischigualasto eran dos lugares que teníamos súper pendientes de nuestro país.

Así que cuando armamos el itinerario de viaje por Argentina, fue uno de los primeros puntos en el mapa.

Luego de unos días en Córdoba, recorrimos los kilómetros que nos faltaban para llegar al Parque Nacional Talampaya.

Rutas desérticas y mucho calor, paisajes áridos, casi sin vegetación y mucho menos animales. Un cielo despejadísimo y el sol en lo alto.

Llegamos al parque cerca del mediodía y nos desilusionamos un poco al ver los precios y las posibilidades de recorrer el parque.

No hay manera de recorrer el parque a menos que sea en excursión, puede ser en combi o en bici. Los precios no bajan de 600 pesos por persona, mas la entrada al parque que son $300 mas. Todo eso multiplicado por dos, era un montón.

Unos 50 u$d.  Nos dolió el bolsillo, pero era algo que queríamos conocer. Esperamos hasta que fuera la hora de la excursión y allá fuimos.

Básicamente como ganado en una combi miniatura, con otras 20 personas. La guía que hablaba como una grabación, se escuchaba mal y hacía mucho calor.

Bajamos en los lugares donde decía el guía, caminábamos un poco, sacábamos fotos y volvíamos a la combi para ir al siguiente lugar. La verdad es que nos pareció bastante triste la excursión.

El lugar es impresionante, pero al recorrerlo así, pierde su magia.

Imponente

 

Las combis parecían de juguete

 

Mucha gente recorriendo el Parque
Inmensidad

Nos fuimos bastante decepcionados, camino a Valle Fértil, donde dormiríamos.

Paramos frente a la YPF y a la otro día, nos fuimos a desayunar a la plaza, donde deliberamos si ir o no a Ischigualasto, ya que si era como Talampaya, pensábamos que no valdría la pena.

En el pueblito había una celebración, así que terminamos bailando folklore con un ballet y con dulces regionales de regalo.

Nos invitaron a bailar y nos regalaron dulces regionales!

Como eso nos mejoró el ánimo, llamamos para averiguar sobre la excursión a Ischigualasto.

Cuando escuché que nos atendían tan amablemente, pensé que si debíamos ir, y cuando antes de colgar el guía me dijo “Vengan, pero vengan despacito que hay muchos animalitos en la ruta…” me terminé de convencer.

La visita es Ischigualasto es en auto: cada cual es su vehículo (auto, moto, lo que sea), el guía se sube en el primer auto, y van todos en caravana recorriendo el parque. En los lugares mas importantes, todos se bajan, el guía da una charla (que nos pareció MUY interesante) y luego tiempo  para sacar fotos y recorrer. Nos encantó la modalidad.

Recorrer Ischigualato en nuestra combi fue una experiencia única, los paisajes son realmente de otro planeta, así que claramente es algo que recomendamos.

 

Parque Nacional Ischigualasto

Paisajes que parecen de otro planeta

 

 

La felicidá

 

La cancha de bochas

La entrada al parque y la excursión nos salió $700 a los dos, algo así como 20u$d.

También visitamos un museo de sitio, que no sabíamos lo que era hasta ese día.

Es un museo que se construye alrededor de los restos fósiles que se encuentran en el lugar. Fue muy interesante.

Nos fuimos mas que felices de Ischigalasto, la combi hizo sus primeros amigos y cuando salimos a la ruta rumbo a Valle fértil, salimos tan entusiasmados que nos equivocamos de dirección. Hicimos como 20 km hasta darnos cuenta, pero no nos importó porque vimos unos de los atardeceres mas maravillosos del viaje.

De los mejores atardeceres que vimos en el viaje
Nos perdimos pero no nos importaba porque estábamos felices. En el vidrio se ve reflejado el atardecer!

 

TIP: si van a Valle Fertil, en una panadería que está frente a la plaza, en una esquina, pueden probar las mejores facturas del mundo. De nada!

Si tienen preguntas, no duden en dejarlas en los comentarios!

 

Deja un comentario