La Paz en tres días

Si hay algo que no hay en la Paz, es justamente Paz.

La verdad que entrar a la ciudad es súper estresante.

Como los alrededores de cualquier ciudad, tampoco es muy bonito.

Los autos, colectivos, van, manejan como les parece, tocan bocina, no frenan.

Hay perros, cholas, niños, vehículos, humo, bocinas, feria, ruido,  todo.

Pensamos mucho si ir o no a La Paz, por que ya nos habíamos estresado la vez anterior y habíamos salido corriendo. Por suerte leímos en un blog de viaje, lo que nos pareció una excelente idea: estacionar en el aeropuerto y de ahí moverse por la ciudad.

Eso hicimos, aunque claro, no nos libramos de la entrada a La Paz, pero como entramos un domingo bien temprano, no era tanto el caos.

Hay dos estacionamientos en el aeropuerto: uno gratis y abierto y uno cerrado y pago. Nosotros elegimos el segundo, ya que el precio era $180 (arg) por día, lo que nos pareció muy bien y nos dejaba tranquilos.

PRIMER DÍA

Para moverse en La Paz, lo mejor es usar los teleféricos, además las vistas son impresionantes.

Nosotros tomamos la línea violeta que nos dejaba a pocas cuadras del centro. Caminamos todo el día: conocimos la Plaza Murillo, el Palacio de Justicia y la Catedral (aunque no pudimos entrar, hay que averiguar que días y a que hora ir).

Un heladito antes de empezar el recorrido

 

Desde el teleférico
Por el centro histórico
Comiendo en el mercado. CONSEJO: Pidan sin picante!
La Paz

Paramos a comer en un mercadito, entre los dos gastamos $150(arg). El Mercado estaba cerrado porque era domingo de Pacuas. Si no, recomendamos fuerte comer en el mercado.

Nuestra caminata siguió por la Plaza San Fracisco, que estaba lleno de puestos de comida, de ahí subimos a la Calle de las Brujas donde nos entretuvimos un buen rato mirando sus locales y las cosas que venden; y por último recorrimos la Calle Jaen.

La Paz
Puestos para comer
En la Calle de las Brujas
Feto de llama, horror

 

No se cuanto caminamos, pero fue mucho, a la tardecita volvimos a tomarnos el teleférico y caminar los 2 kilómetros que nos separaban del aeropuerto.

SEGUNDO DÍA

El segundo día aprovechamos a descansar un poco y almorzar en la combi.

A la tarde volvimos a tomarnos el teleférico y caminamos la ciudad.

Tomamos mates en la Plaza San Francisco y volvimos a perdernos por las calles no tan turísticas.

TERCER DÍA

Bien temprano nos levantamos porque nos íbamos a hacer La Ruta de la Muerte en bici!

El camino de La Muerte es algo que recomendamos fuertemente.  Sin dudas fue una de las mejores experiencias de este viaje. Nosotros fuimos con Altitude Travel Bolivia y nos fue excelente.

La excursión incluye todo el equipo, las bicis, el desayuno, el almuerzo, snaks, transporte, guías, fotos, duchas y descanso en un hotel en el medio de la selva.  O sea que lo único que tuvimos que llevar fue ganas y entusiasmo.

Salimos bien temprano, desayunamos y arrancó la travesía en bici.

 

Camino dela Muerte en Bici
Alucinante!
Para terminar,el almuerzo!

Son aproximadamente 60km de bajada en bici. El paisaje es alucinante y el clima va cambiando conforme bajas.

No les puedo explicar la adrenalina y la emoción. Solo les puedo decir que vayan y vivan esa experiencia.

Cuando llegamos, almorzamos, descansamos al lado de la pile, apreciamos el paisaje y nos duchamos.

Llegamos a la noche a La Paz y nos vino genial porque pudimos ver toda la ciudad desde las alturas. Increíble.

————————————————————————————————–

Al día siguiente nos fuimos felices de La Paz. Primero por recorrer semejante ciudad y por la experiencia de hacer el Camino de la Muerte en Bici. Segundo por vencer el miedo de andar justamente por una ciudad tan grande.

Estacionar en el aeropuerto es una excelente opción. No recomendamos andar por la ciudad en vehículo porque es súper estresante y no podés disfrutar.

Si recomendamos andar tranqui, porque la altura se hace notar. También comer en los mercados, que es súper barato  y rico. Y caminar. Caminar mucho porque creemos que es la mejor manera de conocer una ciudad.

La Paz, fue un placer conocerte.

 

Deja un comentario